idioma
es
ca en

LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

Autor: Bruno jueves 17 diciembre 2020

Me encantaba mi ciudad. Era una ciudad alegre, llena de luz y de gente, moderna, cosmopolita, para mí una de las más bonitas del mundo, pero un 13 de marzo se silenció todo. Llegó un virus que nos obligó a quedarnos en casa y la ciudad se durmió. Durante esos meses crecieron los árboles, hubo menos polución, los pájaros hicieron suya la ciudad y se acercaban a los balcones sin miedo, quizás para acompañarnos en esa falta de vuelo forzada que todos los humanos tuvimos. El virus creció y se hizo el rey de la ciudad, cultivando el miedo entre los ciudadanos, llevándose a los más mayores sin piedad y anulando el cariño y las sonrisas, convirtiendo a los más débiles en súbditos de ese miedo que paraliza y limita. 

Ahora la ciudad está triste, las tiendas están cerradas, los hoteles se encuentran sin luz y muchos ciudadanos se han convertido en robots gélidos que prefieren quedarse en casa, no ver a los suyos, no tocar, en definitiva, no dar. Todo con la bandera de la prevención, la cual debemos tenerla, claro está, pero en realidad, es el miedo quien nos domina. El miedo es el rey y la tristeza su reina, y nuestra Barcelona cada día está más gris. Personalmente, me siento desorientada, no me gusta esta ciudad ni quienes se han adueñado de nosotros. Sin poder huir bien lejos de esta realidad, porque no se nos permite viajar a ningún sitio, mi vía de escape ha vuelto a ser los libros, porque me hacen creer en la magia, en que siempre hay caminos intermedios donde nada es blanco o negro, que pueden existir grises y que podemos cambiar aquello que no nos gusta.

Los héroes de la literatura nos ayudan a ver que nada es imposible, Me encantaría tener la barita mágica de Harry Potter para mejorar el mundo en un minuto, o ser como Alicia, la protagonista del libro de Lewis Carroll, una niña cortés, educada, bien vestida… en definitiva, la niña perfecta de la Inglaterra victoriana. Pero su curiosidad y su escepticismo hace que las figuras de autoridad la lleven a recorrer mundos mágicos plagados de, como indica el propio título del libro, maravillas.  También me gustaría ser como el aviador que quiere volver a pensar como un niño o como la rosa que desafía a los tigres, en una obra como El Principito donde cada frase es un aprendizaje y que lo más importante es hoy y no lo que pasará mañana. En cada libro encontramos nuestro héroe que seguro que nos aconsejaría para combatir este momento tan duro que nadie hubiéramos pensado vivir. Por eso la ficción es uno de los mejores recursos para evadirnos de una realidad que a día de hoy me cuesta aceptar. En la agencia hemos tenido novelas como EL BRINDIS DE MARGARITA de Ana Alcolea o LA MAESTRA DE SOCARTES de Laura Mas, con heroínas femeninas que tampoco vivieron momentos fáciles, pero lograron luchar y superarlos. Mientras Margarita recorre los vacíos personales que le han dejado las muertes de su familia y aprende a vivir en una España en plena transición, Diotima abrirá el camino a Sócrates, demostrando su valía como filosofa y salvando a Atenas de la peste. Dos ejemplos de mujeres que supieron superar sus situaciones y seguir adelante.

Otro de los ejemplos de superación que hemos tenido este año en la Agencia ha sido la protagonista de UNA BALA CON MI NOMBRE de Susana Rodríguez, Zoe Bennett, a quien se le despedaza la tranquilidad de su vida para convertirse en un peligroso torbellino de codicia y violencia donde no podrá confiar en nada ni en nadie y que despertará en ella algunos instintos y una fuerza de voluntad desconocida hasta entonces.

Y finalmente me gustaría recomendar una novela para todos aquellos que echamos de menos esa Barcelona activa que ahora ha quedado dormida. Jordi Solé, con su novela EL TIGRE Y LA DUQUESA la tiñe de intriga, acción y peligro para que podamos recorrer sus calles con adrenalina desde nuestra casa e intentemos resolver en sus páginas un crimen producido en nuestra ciudad por una banda real, Los Pink Panters.

Será una Navidad diferente, y eso no se puede cambiar, pero si elegimos un libro como compañero en esta época tan extraña, estoy segura de que nos hará de faro para conseguir ver un horizonte mejor.

Feliz Extraña Navidad y que en el 2021 podamos volver a tener una normalidad normal, y así seguir compartiendo las mejores historias a través de los libros.

Deja un comentario



Newsletter Sandra Bruna

Si quieres estar informado de nuestras novedades ¡Suscríbete al newsletter de Bruno Cazalibros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies