idioma
es

El tiempo vuela

Autor: Bruno jueves 17 junio 2010

Últimamente todo pasa deprisa. El tiempo vuela y me da hasta vértigo pensar que ya estamos recibiendo citas para la próxima feria de Frankfurt. Tengo en la memoria más reciente la feria del año pasado, como si hubieran pasado tan sólo dos o tres meses, y han pasado casi 9, y estamos  contando los días que nos quedan antes de las vacaciones, que asoman ya la nariz. Por tanto nos hemos comido la mitad del año casi sin enterarnos. Por un lado, que pasen los días tan rápido es señal de que no hay momentos para aburrirse y que disfrutas con lo que haces, pero me falta poder saborear ese día a día. Recuerdo los veranos de pequeña, que los días eran largos, teníamos tiempo de todo y de más, incluso de aburrirnos, y hasta a veces teníamos ganas de volver a la vida rutinaria cansados de tanto letargo. Sin embargo ahora siento añoranza de esos momentos porque actualmente no hay manera de poder encontrar ese momento tranquilo para pensar, ese día sólo para ti y los tuyos, unas horas para leer por placer, no por trabajo, y tomar un café en una terraza con sol sin sentirte culpable por  no hacer nada. La velocidad a la que vamos no puede ser buena y me gustaría aprender a saber parar, hacer un kit-kat permitido y disfrutarlo, ya que la vida son cuatro días y no deberíamos dejarla escapar tan rápido, sino que hemos de tomar consciencia de que la rapidez la debemos manejar en pro de disfrutar más.

Esto me hace pensar en una novela que lanzamos la semana que viene con mucha ilusión y convencimiento de que puede ser un gran ÉXITO. Se titula LA INVITACIÓN de Kim Densalat y sus protagonistas, VAMPIROS, pero nos los típicos vampiros que ahora se han puesto de moda, sino los de verdad. Los que viven eternamente y por tanto tienen mucho tiempo para reflexionar sobre el mundo en que vivimos y quizás son ellos los que podrán despertarnos la conciencia, tan necesaria en nuestros días. Una novela ADICTIVA ideal para no parar de leer en estos días veraniegos.

También es bueno recomendar esas novelas que transmiten calma, que ayudan a poder evadirte de verdad y que al terminarlas te dejan un gran sabor de boca. Una de ellas, sin ninguna duda, es AMOR EN MINÚSCULA de Francesc Miralles, para mí una novela mágica, igual que LA MEMÒRIA DE LES FORMIGUES, de Iolanda Batallé, o TANTA VIDA de Alejandro Palomas, que son de aquellas novelas que te da hasta lástima terminar de lo que has disfrutado leyéndolas. Ideales para leer cuando atardece en verano, o en plena lluvia veraniega en la montaña o en un parque una mañana soleada. Yo no me las perdería y con ellas intentaría parar el tiempo. ¿Lo probamos?

12 Responses to “El tiempo vuela”

  1. Decía Agatha Christie, en boca de su entrañable Poirot, que «el trabajo se inventó para que no pensáramos demasiado». A veces pienso que quizás un poco es así. Recuerdo que algún profesor, en mis años jóvenes, nos explicó que la filosofía nace con el ocio, el tiempo para pensar, charlar y divagar un poco… igual que el arte. No se puede parir una obra de arte deprisa. Las buenas ideas -y las bellas palabras- necesitan cocerse a fuego lento. Esto, como escritora, me da qué pensar.

  2. ramon dice:

    Hola Sandra. Tienes razón cuando hablas de la velocidad del tiempo ; realmente cada segundo solo tarda un segundo en pasar, como decia el poeta. Ante esta realidad incuestionable solo hay dos posibilidades para aprovechar el tiempo al máximo : la primera es dedicarlo a las cosas que nos gustan y la segunda dedicarlo a las personas que nos gustan. En el equilibrio entre estas dos opciones supongo que está la verdadera felicidad.
    Un saludo.
    Ramon Gasch

  3. Berta dice:

    Parar el tiempo! Quién lo consiga será feliz? el tiempo pasa y es lo que toca pero estoy de acuerdo que a veces pasa más rápido de lo que nos gustaría. Creo que el secreto está en aprovecharlo al máximo, y en vacaciones tenemos la ocasión perfecta! Estar con los nuestros, leer buenos libros, caminar, tomar el sol….en definitiva, disfrutar cada segundo!

  4. Victoria dice:

    Cada minut i segon de la nostra vida es pot aprofitar, te molt valor. Si arribem un minut tard a l’estació perdem el tren i amb un segon de reflexe ràpid podem estalviar un accident de trànsit o que el fill petit no es cremi amb l’oli bullint a la cuina… Aprofitant petits minuts i segons trobem temps per fer tota mena de feina, gaudir dels nostres, escriure i llegir. Sí que quan un llibre ens interessa moltíssim som capaços d’anar a dormir de matinada per acabar-lo i a l’endemà trebalar més descansats, ja que ens hem distret o bé no valdre per res o això segons la reacció de cadascú.
    Bé, desprès de filosofar sobre aquesta realitat del temps desitjo com tu aturar-me i gaudir sense parlar de minuts o de segons per llegir amb calma els llibres que ens recomanes. Gràcies Sandra!

  5. Jaumet dice:

    Diuen, Bruno, que la sensació que el temps passa cada cop més de pressa no és pas il•lusòria, i que es deu més aviat a raons totalment científiques. Has sentit parlar algun cop de la Ressonància Schumann?

    La xarxa és plena d’informació a l’entorn d’aquesta dada que sembla que reflexa la vibració que hi ha a la ionosfera, i que en les darreres 2 dècades ha variat moltíssim respecte a com havia estat sempre, des dels inicis de la vida humana sobre el planeta Terra. Hi ha qui diu que la Ressonància Schumann ha variat per culpa d’experiments militars que els Estats Units estan duent a terme a Alaska, en el projecte HAARP. D’altres asseguren que és pel canvi climàtic o fins i tot hi ha qui afirma que els canvis en aquesta vibració es deuen a raons kàrmiques.

    Es pot buscar informació posant ‘resonancia schumann’ al Google, i també ‘HAARP’ i realment l’allau d’informació existent sobre el tema és formidable.

    És un tema curiós i fins i tot donaria per a una novel•la, o dues, o per a una trilogia. Qui s’anima?

    Jaumet

  6. joan dice:

    A Bruno le está pasando factura los tiempos actuales. Yo creo que no es que pase demasiado deprisa el tiempo, si no que no sabemos sacarle todo el jugo. Recuerda a Kipling.
    «Si llenas un minuto envidiable y cierto
    de sesenta segundos que te lleven al cielo.
    Todo lo de esta tierra será de tu dominio,
    y mucho más aún.
    Serás hombre, hijo mio».
    Mujer, hombre o ratón, es importante esos sesenta segundos que te lleven al cielo

  7. Maria dice:

    Si, el tiempo pasa y nosotros con el. Pero aunque los relojes lo midan no transcurre siempre, o no lo percibimos siempre, con la misma velocidad. Todo depende de lo que estemos viviendo en ese preciso instante.
    Yo también me acuerdo de los interminables veranos de mi infancia con sus interminables días y sus interminables noches. En Junio, septiembre parecía tan lejano como lejana me parecía, entonces, la Patagonia.
    Ahora, cuando llega Junio la zarpa de septiembre ya planea en el horizonte y mi segunda hija ha escogido vivir en Ushuaia, el último confín del mundo, a veinticuatro pesadísimas y interminables horas de aeropuertos y aviones que se me olvidan al segundo de sobrevolar Tierra de Fuego, contemplar sus bellezas naturales y se me funden en un abrazo con ella y Juliana i Martí, mis nietos. En estas horas suspendidas en el tiempo agradezco la compañía de un par de buenos libros, unos auriculares para oír música y una libreta para anotar mis pensamientos.
    Gracias por las recomendaciones de nuevos títulos.
    Maria

  8. Coia Valls dice:

    Querido Bruno dices que el tiempo vuela. Casi me conformaría con que así fuera! Lo peor es que nos empuja, nos arrastra, nos esclaviza.

    Pasé un tiempo en Nicaragua. Sucedió de repente, un día me pareció verlo claro. Allí el tiempo pasa por ti, acá lo perseguimos o nos persigue. Es una percepción.

    Al regresar no pude mantenerme en esta sensación que me armonizaba. Tal y como hemos montado nuestra sociedad es difícil mantenerse al margen. Pero me quedó una huella imposible de borrar.
    Des de entonces, intento tomar conciencia del paso del tiempo, vivirme en lo que hago, en las pequeñas cosas. Creo que en ello reside parte de la felicidad. Concentrarse en sentir, en sentirse en todo. Cuando tomas un café o te pones crema en la cara, cuando sales a la calle y la brisa roza tu piel. Vivirte en todo lo cotidiano.
    Es un aprendizaje. Bien! Me declaro aprendiz perpetua 😉

    Os dejo una cita para la reflexión del gran maestro:

    El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He aquí por qué siempre se nos escapa el presente.

    Gustave Flaubert.

  9. Paz dice:

    ¿El tiempo pasa más rápido o somos nosotros que nos hacemos mayores y cambia nuestra percepción? Sea como fuere es cierto que es importante «detener» la vida unos instantes para disfrutarla, por ejemplo, leyendo. En este sentido me gusta que los colegios lo piensen así y que recomienden lecturas a los niños para el verano. Los libros de repaso incluyen muchas veces historias que giran alrededor de un cuento o una historia…en mi niñez eso no ocurría. ¡Bien por este cambio de orientación en la educación de lectores!

  10. Núria dice:

    He devorado en el pasado libros sintiendo un ansia atroz. Ahora estoy disfrutando de una lectura lenta pausada, casi diría que tántrica.
    Realmente Bruno, «Amor en MINÚSCULA» y «La memoria de les formigues» son dos libros para saborear lentamente, para hacer que el mundo se pare y acceder a otra dimensión atemporal, a un UNIVERSO PARALELO.
    ¿Qué es mejor?¿Qué es peor? Creo que cada instante es único y según nuestro momento el mundo gira rápido o aparentemente de ralentiza.
    He disfrutado últimamente de bellos momentos dónde he sentido que desaparecía la noción de tiempo,dónde me he sentido simplemente SER, gozando intensamente del momento presente.
    NO HAY NADA MÁS QUE EL MOMENTO PRESENTE.

  11. yolanda dice:

    El tiempo… sólo te voy a decir algo que aprendí y que ha sido mi llave para parar. Yo, que siempre iba tan rápida que no veía a las hormigas… ME ayudó una frase de Jose Luis Sampedro qeu dice: el tiempo no es oro, no, el tiempo es vida.
    Ahora voy más lenta y puedo mirar las hojas que se caen de mi limonero. Puedo, a veces, hasta ponerles nombre…
    Preciosa reflexión la que has hecho.

  12. Ángeles Escudero dice:

    En la última entrevista a Saramago, le preguntaban tras la águda crisis que, en aquella ocasión, logró susperar,
    «… y , ahora, que quiere….»
    Su respuesta lo dice todo… «tiempo, quiero tiempo, vida».

Deja un comentario



Newsletter Sandra Bruna

Si quieres estar informado de nuestras novedades ¡Suscríbete al newsletter de Bruno Cazalibros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies