idioma
es

PONER COLOR A LA VIDA EN BLANCO Y NEGRO

Autor: Sandra Bruna jueves 14 octubre 2021

Hay personas que nacen para reivindicar, que no se conforman, y tienen espíritu luchador por aquello que consideran justo. Pese a que las palabras igualdad y justicia son dos vocablos que, aunque sepamos bien su significado, cada uno las interpreta de manera libre y desde diferentes perspectivas.

Cuando leí la novela de Ana Alonso, su primera novela para adultos, me enamoré de Adela. Una mujer fuerte que nació en la Barcelona obrera y luchó por la igualdad y por un mundo más justo. Es maestra, lectora compulsiva, costurera para ganarse la vida y madre soltera e imperfecta.

La autora nos sitúa a finales de la década de 1940. Sin renunciar a la crítica política y social, devuelve el color a unos años que imaginamos en blanco y negro, como las imágenes del NODO. En plena posguerra, para Adela encajar en la sociedad provinciana de León, en el ambiente cerrado y asfixiante de un pueblo de montaña, o en el Madrid gris de escombros, resulta doloroso. No se adapta a vivir en la sospecha, a que la miren de reojo o a mantenerse siempre en guardia frente a los delatores mientras los suyos se consumen en la guerrilla o se colocan la máscara del Régimen y piden «té especial» en las cafeterías de moda.

Sin embargo, ella llegó a León porque su vida se le truncó en las Montañas del Pirineo el día que se perdió la guerra. Adela nunca llegó a comprender lo ocurrido ese día. Hasta que empieza a encontrar respuestas en el lugar más insospechado: las páginas de la novela romántica Una mancha de carmín. Las claves ocultas en la historia parecen contener una invitación para recuperar los colores de aquella revolución soñada. Pero ¿qué margen le queda a una maestra represaliada para luchar por una sociedad mejor? A través de Adela, de Carmen, de Mercedes, de Federica Montseny o de Gloria Fuertes, Ana Alonso nos lleva al mundo encorsetado de las mujeres de la primera posguerra y a la España en blanco y negro de los años cuarenta, llena de secretos, máscaras, mentiras que se exhiben y verdades que se ocultan.

Una historia donde el marco histórico es parte de la novela y el feminismo lo que mueve a Adela a seguir adelante con la ayuda de la lectura, que es uno de los puntos clave de este relato que va dirigido a ser una de las obras que cautivará al público femenino en general porque mezcla tres ingredientes de los que siempre funcionan: mujer valiente, amor, y libros. ¿A qué esperas a leerla?

Deja un comentario



Newsletter Sandra Bruna

Si quieres estar informado de nuestras novedades ¡Suscríbete al newsletter de Bruno Cazalibros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies