idioma
es
ca en

Blog de Bruno

Sandra Bruna Agencia Literaria

Contemos estrellas

Autor: Bruno jueves 16 septiembre 2010

Ayer fue un día duro, lleno de reuniones, de prisas y en definitiva un día de aquellos que lo que más me apetecía era cerrar el ordenador y marchar a casa para desconectar, pero tocaba reunión del colegio, esas reuniones de principio de curso que son largas y aburridas, si somos sinceros, pero que como padres creo que debemos asistir. Sin embargo ayer, debo confesar, que me sorprendió gratamente la reunión y sobre todo porque una de las pautas en la que la escuela quiere hacer un hincapié especial, y que no tiene nada que ver con las asignaturas y/o los niveles, es en intentar entre todos, padres y escuela, que los valores y la parte humana del niño vuelvan a ser uno de los pilares de la educación. Creo necesario que los profesores nos ayuden en esta labor, y asumo, como madre, que debemos hacerlo entre todos y no dejar para la escuela todo lo relativo a este tema. Debemos incentivar a los niños, quien todavía no están contaminados de muchas cosas de nuestra sociedad, a no competir, sino a trabajar en equipo, a no tener miedo a equivocarse, ya que quien aprende se equivoca, y así puede rectificar, y sobre todo a intentar ser antes que nada una buena persona, pero de verdad. Para eso, es necesario que la escuela crea en esta filosofía, y que en casa puedan ver el ejemplo en vivo y en directo. ¿Verdad? La educación de los hijos daría para muchos blogs y largos, y muchas recomendaciones de libros estupendos que hablan del tema con diferentes tendencias, unos se decantan por la disciplina y la mano dura, otros por el diálogo y el hacer felices a nuestros hijos sin imponer muchas “normas”, y siempre hay el término medio, por el cual me decanto, y el sentido común de cada uno, que si lo aplicásemos a una, quizás las cosas serían más fáciles. Además, creo que si cualquier enseñanza se hace desde la vocación, desde el amor, siempre hay entendimiento.

AMOR, que gran palabra, y por eso mi recomendación de hoy no puede ser otra que el libro UN CORAZÓN LLENO DE ESTRELLAS de Francesc Miralles y Àlex Rovira, publicado en castellano por Aguilar y en catalán por Ara Llibres. Dos autores que ya nos condujeron por EL LABERINTO DE LA FELICIDAD, y hoy nos invitan a vivir la aventura más bella del mundo, EL AMOR. Estoy segura que el libro no os va a dejar indiferentes, y os hará pensar en la importancia que tiene cómo se dicen las cosas y cómo las recibes. Un libro que conecta a la perfección con la reflexión de ayer, que todos hicimos en la reunión escolar, es importante aprender pero más importantes es ser persona, saber disfrutar del momento y poder QUERER sin normas ni reglas. Así que hoy os invito a contar ESTRELLAS EN LOS DISTINTOS CORAZONES.

La vuelta

Autor: Bruno jueves 9 septiembre 2010

Volver después de vacaciones, por mucho que queramos convencernos de que no, es duro. La verdad es que después de pensarlo del derecho y del revés, es obvio que el primer blog de la temporada tenía que ser de la rentrée. Se ha acabado la vida sin prisas, el poder leer por placer y la playa, tres cosas que me gustaría poder conservar durante todo el año. La primera es casi imposible de poder hacerla realidad, hoy por hoy, la segunda es combinable porque muchas de las cosas que leo por trabajo, son realmente un placer, y otras no, evidentemente, pero desde la agencia somos fans de nuestros autores y nos gusta lo que hacen, por tanto una buena combinación; y la tercera, pensándolo bien, la playa en verano es de una manera y en las otras épocas del año puede ser un refugio donde buscar esa tranquilidad que falta con el ritmo de trabajo, así que quizás no sea tan imposible poder conseguir mantener de alguna forma esas tres cosas durante el curso. Como veis, todo es moldeable, dependiendo desde que perspectiva lo mires, así que intentaremos verlo todo desde los distintos ángulos posibles para así siempre encontrar el lado positivo. Y una de las cosas buenas que tiene empezar, o de las que a mí más me gustan, es ver qué libros están ya en la parrilla de salida, como es el caso de NUNCA FUIMOS A KATMANDÚ de Lola Mariné, que publicará editorial Viceversa a finales de septiembre, y que me encantaría que tuviera éxito, porque es una novela de mujeres de hoy en día, y sus vidas. Su lectura me dejó un gran sabor de boca y aunque no me gusta etiquetar a los libros, siempre va bien poder enmarcarlos, y creo que Lola está en la línea de un buen libro de WOMEN’S FICTION, y que cualquier mujer podría quedar prendada de su lectura, y que los hombres pueden también fácilmente engancharse a ella. Así que esta es mi primera recomendación de la temporada, y como en la misma línea he leído libros que también me han encantando, no puedo dejar de mencionarlos, de nuevo, por si alguno de vosotros, que nos animáis a seguir escribiendo el blog, no lo ha comprado todavía: EL AÑO DE LOS MIL CAFÉS de Mireia Arrate y publicado por Edebé, que ha empezado a distribuir un sello para público adulto desde hace poquito, o UNA FAMÍLIA FORA DE SÈRIE de Sílvia Soler, publicado por Columna en catalán y por La Esfera de los Libros en castellano, que con mucho humor también retrata de manera magistral el mundo de la mujer y la familia, como ya hizo en sus exitosos libros 39+1 y 39+1+1.

La rentrée, el mundo laboral y el de la mujer, tenían que ser tocados en el primer blog, ahora que la vida vuelve a la normalidad, los niños van al colegio y la rutina, muy necesaria a pesar de todo, empieza a llamarnos a la puerta. Bienvenidos al mundo real, que también es encantador.

Las notas de fin de curso

Autor: Bruno jueves 22 julio 2010

Los niños ya hace un mes que han acabado el colegio y han tenido sus informes o notas, las cuales son siempre importantes en la etapa escolar. Sin embargo, siempre he creído que es importante formarse lo mejor posible, pero sin agobios, cada persona vale para una cosa y es normal que no sirva para todo.  Qué me lo digan a mí con las mates, y en cambio he podido ejercer un oficio que me encanta y hasta llevar una empresa, a pesar que nunca sabré hacer una álgebra o no podré desprenderme de la calculadora, fiel compañera. Con eso no quiero decir que si hay alguna de las asignaturas que no te va del todo bien, no debas esforzarte, pero tampoco hay que hacer un drama si hay alguna asignatura que se  atraviesa un poco o incluso te hace pasar un verano estudiando.  Hemos de ser tolerantes y sobretodo conscientes que la sociedad es muy competitiva pero no por eso debemos dejar los valores de lado, y sólo ir a ser los mejores a toda costa. Mis padres siempre han sido muy  dialogantes y nos han ayudado siempre a  afrontar los retos,  nunca nos han dejado pasar olímpicamente de las cosas ni nos lo han solucionado todo, pero sí que han estado a nuestro lado, y lo siguen estando, para darnos la ayuda y el empuje que necesitamos, y siempre, por encima de todo, nos han dicho que lo que hay que aprender, aparte de lo que te enseñan en la escuela, es a ser personas, buenas personas. La verdad es que en casa hemos tenido el mejor de los ejemplos y espero que sepamos seguir la saga. Por eso, ahora que nos toca a nosotros, los adultos, valorar el curso, creo que debo agradecer a mi equipo todo el esfuerzo que ha hecho este invierno duro, darles las gracias por su entusiasmo, por las ganas de sacar adelante las cosas y por no dejarme sola al plantear nuevos retos, que quizás no han acabado de salir bien a la primera, pero con tesón los sacaremos adelante seguro. Creo que hemos pasado el curso con nota y ahora toca descansar para cargar las pilas para venir en Septiembre con las pilas muy cargadas y con ganas de superarnos. Así que aprovecho para despedirme hasta la vuelta al cole, deseando a todos un magnífico verano y recibiréis una tarjeta de felices vacaciones con mis mejores recomendaciones de lectura para este paréntesis tan deseado.

Las últimas semanas antes del descanso

Autor: Bruno jueves 15 julio 2010

Falta ya muy poco para las vacaciones y ya se nota el cansancio del año. El calor agobia y no acompaña para trabajar cómodamente, la mayoría de nosotros necesitamos un descanso, muy merecido, y afrontar estas dos semanitas que quedan es duro, pero debemos hacer un último esfuerzo, no dejar que el agotamiento nos gane y nos irrite. Tenemos que esperar con ilusión ese momento que cada uno podrá disfrutar a su manera y valorar el poder tener tiempo para hacer esas cosas que te gustan y que durante el año es complicado poder encontrar huecos para ellas. Para mí, es importante poder pasar más tiempo con los míos, no estar pendiente del reloj ni del teléfono, APARCARLOS DIRECTAMENTE, y poder disfrutar del mar, de los atardeceres de verano, de los amigos, del reposo y del poder ir a un ritmo más calmado. Es esencial estar bien con uno mismo para afrontar cualquier situación, y también debemos estar preparados para el cambio de ritmo. Las estadísticas dicen que después de las vacaciones, es cuando más divorcios hay, y es que convivir a otro ritmo con los tuyos, con tu pareja, eso que parece tan sencillo, se ve que es más complejo de lo que pensamos, y una de las razones básicas es porque no sabemos estar bien con el presente, con el ahora. Siempre anhelamos, soñamos con lo que va a venir, y cuando lo tenemos no sabemos disfrutarlo, por tanto siempre estamos ilusionados por algo que vendrá y nunca apreciamos lo que tenemos en cada momento creándonos expectativas de situaciones que quizás cuando llegan no son tan espectaculares como habíamos imaginado, y por tanto nos crea un sentimiento de semi frustración absurdo y parece que nunca estemos totalmente satisfechos. Entonces, nos preguntamos ¿qué es la felicidad? Desde mi punto de vista son momentos, instantes con un sabor especial, que si eres capaz de saborearlos cuando están pasando, y por tanto los disfrutas, eso es igual a ser feliz. Así que os animo desde aquí a compartir qué instantes habéis vivido de felicidad, y si os cuesta encontrarlos, no dejéis de leer L’OFICI DE VIURE BÉ, de Gaspar Hernàndez donde encontraréis los trucos para trabajar ese camino hacia poder sentirse mejor; CAPRICHOS DE BARCELONA de Magda Carlas, donde encontrarás todo tipo de pequeños placeres para disfrutar este verano, sobretodo si te quedas en la ciudad condal, y LA COCINA DE LA FELICIDAD de Adriana Ortemberg, mezcla de cocina y placer para sentirse bien. Seguro que cada uno ve la felicidad de un modo, de una forma, de un color, pero lo bueno sería que todos pudiéramos acumular muchos momentos felices y compartirlos con los demás. Empecemos desde ya disfrutando de uno de los pocos jueves de trabajo que nos quedan, siendo amable con el camarero que cada día te sirve el café, invitando al compañero de trabajo a qué disfrute del día, o simplemente sonriendo, que la sonrisa se contagia y es mágica. ¡Feliz nuevo día!

XXIII Semana Negra; literatura, fútbol y olor a fritanga

Autor: Bruno martes 13 julio 2010

Lo más lógico parece empezar a escribir una crónica de la Semana Negra por el principio, ¿no? Pues no. No puedo evitar empezar por el final, por la última noche, la de ayer domingo, en la que las carpas que normalmente están ocupadas por escritores charlando sobre literatura, se habían convertido en improvisados escenarios desde los que contemplar la final del Mundial del fútbol. Por primera vez España gana un Mundial de fútbol. Por primera vez intelectuales que no saben qué es un fuera de juego, comparten emociones y gritos con forofos envueltos en banderas y con las caras pintadas con los colores de bandera española.

Y es que la Semana Negra es eso: un lugar de encuentro en el que de pronto, como anoche, te puedes encontrar a Fernando Marías contemplando con sus ojos de eterna sorpresa cómo Iniesta consigue meter un gol casi en el último minuto, junto al inmigrante que hace un rato vendía vuvuzelas, la señora que acaba de comprarse un churro en la feria, y el grupo de alborotadores seguidores de la selección española.

Quizás ese sea un buen resumen de lo que es la Semana Negra: una mezcla que a priori parecería imposible y entre la que te sientes como en casa.

Hace ya 23 años que en Gijón se reúnen escritores, periodistas e intelectuales de diversa índole para charlar de literatura. Al igual que en muchas novelas negras, nada es lo que parece. Es una Semana que no es una semana, sino 10 días. Se supone que es Negra, y sin embargo el primer fin de semana se dedica sobre todo a la ciencia ficción y a la fantasía, pero también tienen su lugar la literatura histórica, de terror e incluso la juvenil. La Semana Negra se celebra en Gijón, sí, pero arranca en Madrid con la salida del Tren Negro.

Renfe pone a disposición de la organización un viejo tren, de esos en los que el último vagón aún conserva unas ventanas desde las que contemplar el paisaje que dejas atrás. Como si fuese un símbolo de lo que puede ser la literatura: un tren que avanza siempre hacia delante, pero que permite disfrutar y contemplar lo que queda atrás, el camino del que se proviene.

En el tren te encuentras con el último vagón, en el que los chistes, las canciones y el jaleo, se mezclan con las discusiones sobre teoría de la literatura, series frikis de televisión o monstruos. Y como en una apropiada metáfora, te encuentras también con el vagón silencioso de los escritores que duermen o descansan, el de los fumadores que entre brumas charlan de su último libro, el de la cafetería en la que los organizadores y periodistas terminan de escribir crónicas y cortar los flecos que siempre se sueltan a última hora. Un tren en el que Ian Watson, escritor de ciencia ficción y guionista de, por ejemplo, “Inteligencia Artificial”, la última película de Kubrick, aprende qué demonios es un bollo preñado.

Y quizás lo más sorprendente es que después de la parada en Mieres en la que los escritores y periodistas avanzan por el centro de la ciudad, con las calles cortadas para ellos y escoltados por gaiteros, cuando por fin llegan a Gijón y superan las manifestaciones reivindicativas de turno (que sí, también tocan las inevitables vuvuzelas) y los discursos de la inauguración oficial; en fin, cuando uno llega al recinto de la Semana Negra, y el olor a fritanga y los gritos de los feriantes rasgan el aire, entonces… ah, entonces es cuando uno se da cuenta de que de nuevo ha llegado a la Semana Negra.

Porque la magia de la Semana Negra es esa. La organización, con el incombustible Paco Taibo a la cabeza, ha conseguido que casi un millón de personas paseen durante diez días por un recinto en el que lo mismo te puedes tomar una cerveza, un rosco de anís, una manzana de caramelo, subir a una noria, o escuchar una charla sobre ciencia ficción por parte de algunos de alguno de los pesos pesados del género como Larry Niven, Joe Haldeman o Ian Watson, como puedes asistir a una sesuda presentación sobre literatura de zombis, a un diálogo sobre monstruos descafeinados mientras te tomas un perrito caliente con una pepsi, o descubres a Martin Cruz Smith presentando su último libro, a Juan Bas explicando su proyecto de Feria de Literatura de Humor o a cualquiera de los más de 120 autores participando de una u otra manera.

Yo estuve hablando del “Auge de la fantasía y el declive de la ciencia ficción” y presentando el cierre de “Porta Coeli”, la única tetralogía de fantasía juvenil con varios volúmenes finalistas de los más importantes premios de literatura juvenil de nuestro país ( http://www.susanavallejo.com/miscelanea/PortaCoeli_resumen.pdf  ) y aunque podría contaros muchas más cosas de mis obras o de la Semana Negra, y explicaros el programa de forma mucho más convencional (si tenéis curiosidad lo podéis encontrar en http://www.semananegra.org/2010/programa2010.html ), prefiero deciros que si os gusta la literatura y nunca habéis ido a la Semana Negra, aún tenéis de tiempo hasta el domingo para ir a Gijón y vivir una experiencia única. No os arrepentiréis.

He tenido que abandonar la Semana por unos días. Pero volveré. Mía es la venganza. Nos vemos el jueves en “La Venganza de Don Mendo”. ¿Porque en qué otro evento puedes encontrarte a Jose Carlos Somoza haciendo de rey Alfonso, junto a Alfonso Mateo-Sagasta de Don Mendo o a Elia Barceló, de Magdalena…? ¿Dónde más puedes encontrar esa mezcla entre pulpos, fútbol, tómbolas de Bobs Esponjas, churros y puestos de libros?

En la Semana Negra los libros huelen a fritanga. Y eso, ay, eso a mí me encanta.

Susana Vallejo

www.susanavallejo.com

http://www.facebook.com/susana.vallejo

Newsletter Sandra Bruna

Si quieres estar informado de nuestras novedades ¡Suscríbete al newsletter de Bruno Cazalibros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies